6 lugares que puedes conocer en Pátzcuaro, Michoacán

Pátzcuaro se encuentra en el estado de Michoacán y con los años se ha convertido en uno de los pueblos mágicos más reconocidos de México; es un lugar hermoso con una atmósfera de misticismo y habitado por pobladores que mezclan las culturas tarasca y purépecha.

Es un lugar que conserva las tradiciones indígenas con la influencia de los españoles, esto podemos apreciarlo en sus leyendas, sus ruinas arqueológicas, artesanías, dibujos. Sus hermosas casas están hechas de adobe y en las noches destacan con las luces que alumbran sus pequeñas calles.

A continuación te mostraremos que puedes hacer para pasar un gran momento en este bello pueblo mágico.

1. Basílica de Nuestra Señora de la Salud

Este es el templo más importante de Pátzcuaro y uno de los lugares más visitados, fue construido en 1580 con un estilo barroco novohispano sobre las ruinas de un centro ceremonial prehispánico por el famoso obispo Vasco de Quiroga.

Su interior está lleno de luz, destaca por el buen cuidado que le han dado, la figura de la virgen de la salud hecha de pasta de caña construida en el siglo XVI, muy venerada por los pobladores y porque se encuentran los restos y pertenencias del obispo vasco de Quiroga.

2. Plaza Vasco de Quiroga

Esta plaza tiene una estatua de Vasco de Quiroga que se encuentra en el centro, rodeada de casas y grandes y floridos jardines para sentarse y descansar. En el lugar hay muchos mercados de artesanos que nos ofrecen muebles de madera con varios acabados, canastos creados con chuspata (planta típica que crece en el lago) y hermosos textiles creados utilizando las técnicas ancestrales de los indígenas purépechas.

En las tardes se realiza la famosa danza de los viejitos, que representa de forma humorística y con un vestuario típico purépecha la vida de los ancianos.

3. Recorre el lago de Pátzcuaro

Sin duda una visita a Pátzcuaro debe incluir el recorrido por su sorprendente lago. Es uno de los espejos de agua más grandes y más bellos del país, cuenta con varias islas, para recorrer el algo debemos viajar en lancha, mientras viajamos podemos observar cómo los pescadores realizaban la pesca tradicional con redes de alas de mariposa, es algo muy bonito y que pocas veces podrás ver.

En el lago se encuentra la isla de Janitzio, una montaña rodeada de lanchas y llena de casas muy bonitas; para subir debemos caminar entre las calles cuesta arriba, mientras caminamos por las estrechas calles hay artesanos que nos ofrecen recuerdos y nos cuentan la historia de las construcciones.

Al llegar a la parte más alta quedamos fascinados al observar la estatua dedicada a José Ma. Morelos y Pavón que mide casi 48 metros. En el interior de la estatua se encuentran unas escaleras que suben en forma de espiral hasta la punta más alta de la estatua, allí podemos disfrutar de una vista privilegiada del lago y sus alrededores llenos de vida.

4. Las Yácatas de Tzintzuntzan

Esta es una zona arqueológica que es conocida como la última gran ciudad purépecha, es un lugar donde apreciamos el pasado de los habitantes michoacanos. Las yácatas se encuentran a solo 15 kilómetros de Pátzcuaro. El sitio cuenta con un museo en el que se exhiben piezas de metal que enaltecen el gran trabajo metalúrgico michoacano, piezas de barro, huesos y joyas hechos de turquesa, oro y jade.

El lugar fue el centro ceremonial más importante del estado durante la época prehispánica, está formado por cinco altares a los que llamaban yucatas, de forma rectangular y semicircular de 400 metros de largo.

5. Plaza Gertrudis bocanegra

Esta plaza lleva este nombre gracias a los actos heroicos que realizó Gertrudis Bocanegra durante el movimiento de independencia, tiene un mercado y varios lugares para comer algo, en la plaza se encuentra el ex convento de San Agustín, un edificio construido en 1576, destaca gracias a que en su interior se exhibe un mural del gran pintor Juan O ‘gorman, que muestra la historia del pueblo purépecha.

6. Museo de Artes e Industrias Populares

Fue fundado por Vasco de Quiroga en el siglo XVI y en sus inicios se preparaba a los españoles para que se convirtieran en curas y se les enseñaban oficios a los indígenas.

El museo cuenta con varias muestras de las producciones artesanales de los indígenas que vivían en la región, como utilizaban técnicas como el maque, que consistía en mezclar tierra, aceite de chía y colorante que obtenían de las cochinillas para crear principalmente figuras religiosas.

Pátzcuaro es un lugar muy recomendado en el que vamos a disfrutar apreciando sus paisajes, arquitectura colonial y aprendiendo de la influencia española en los pueblos indígenas, en un ambiente tranquilo y relajado, una visita perfecta para nuestras vacaciones.

Comentarios

Deja un comentario